11

MAY

Durante el embarazo, a medida que el vientre se redondea, la piel es sometida a fuertes presiones además, experimentamos un aumento de peso relativamente rápido prolongado en el tiempo. Como consecuencia, en muchas ocasiones, la elasticidad de nuestra piel llega a su límite y la epidermis se rompe dando lugar a las famosas estrías.

El aceite de argán penetra rápidamente en la piel dejándola muy hidratada y sin engrasar, dándole un aspecto sedoso, limpio y terso. Además, previene y/o mejora las estrías gracias a su alto poder antioxidante y regenerativo (alto contenido en omega 6, 9 y vitamina E), aportando elasticidad a la piel y estimulando su oxigenación.

¿Cómo utilizarlo?

Tan fácil como aplicarte suaves masajes en pechos, abdomen y muslos durante la gestación y después del parto para evitar la aparición de estrías o para reducirlas, por ejemplo, después de la ducha con la piel húmeda o seca.

Etiquetas: aceite de argán / dermatológico / embarazo / estrías / orgánico / parto